¡Adiós Piloto Automático!

piloto automático

Hola a todas/os, espero que hayan pasado unas fiestas de fin de año geniales llenas de momentos para recordar. . .

A veces me parece que estamos viviendo cada vez más en “piloto automático”, lo que significa que simplemente vivimos día a día pero sin realmente prestar atención a esos pequeños momentos que se nos escabullen en el olvido.

Mirando a mi alrededor me doy cuenta que no soy la única en padecer este mal, por el contrario somos muchos, y es por eso que la meta que me he propuesto este año es disfrutar mas mi viaje por la vida, deteniéndome cuando sea necesario, y participando más en vez de simplemente observar como lo hago muchas veces.

Ayer mientras regresaba del dentista con mis hijos miro hacia mi derecha y me doy cuenta que mi primer hijo ya se sienta en al asiento de copiloto lo cual no podía hacer un corto tiempo atrás, y me pregunté: ¿Dónde quedó mi niño que se sentaba en una silla especial para su pequeño tamaño? Y me pegó duro . . . aquel niñito ya no necesita aquella sillita que lo mantenía seguro de cualquier accidente, sino que se está transformando en un pre adolescente, quien hasta instrucciones de tránsito me da a veces, y con quien comparto “caramelos secretos” (solo para los que se sientan adelante) mientras llegamos a nuestro destino sin que sus hermanos se den cuenta desde sus asientos traseros.

Como se dan cuenta el funcionar en “piloto automático” si bien nos hace la vida un poco más fácil, a veces también hace que nos perdamos muchos momentos para recordar.

Tengamos cuidado con el “piloto automático” o vivir por inercia, porque a pesar de que es muy cómodo llegará un día en que despertaremos y nos daremos cuenta de todo lo que nos perdimos . . . Recuerden que el tiempo no se puede volver atrás, los hijos crecen y se van, los abuelos nos van dejando, las amistades se mudan, y poco a poco nuestro tiempo de disfrutarlos se va terminando.

Para las mamás como yo que tenemos unos cuantos hijos es difícil detenernos y realmente vivir el momento ya que las responsabilidades son tantas que a veces es casi imposible detenernos cada vez que uno de los hijos quiere detenerse a apreciar el pájarito que está parado en el árbol del jardín. Uno de mis hijos hace un tiempo me dijo: “¿Mamá por qué siempre estás apurada?” lo cual es una gran verdad, vivo apurada sin disfrutar realmente los momentos más importantes.

Es por eso que mi meta número uno este año es tratar de vivir más la vida, dándole un descanso a mi “piloto automático” y disfrutar los pequeños momentos que no volverán, aún si eso consiste en que mi casa ya no esté tan ordenada, e inclusive menos actividad en mi blog (aunque me encanta compartir cosas con ustedes, todavía estaré compartiendo pero quizá no tan seguido), quiero dejar de ser una simple espectadora y participar más de lleno en la vida de los que me rodean.

Ser mamá, esposa, estudiante, ama de casa, taxista, entre muchas otras sin duda desgasta mucho, y no es que me esté quejando de mis responsabilidades porque las hago con mucho amor, lo que quiero decir es que a veces es necesario “parar” y replantearnos nuestas prioridades, más cuando la salud de uno está en juego a causa de los estragos que puede causar el estrés innecesario.

En conclusión, quiero vivir más de lleno, jugar más, tomar más siestas, hacer más ejercicio, escribir más en mi diario, pasar más tiempo con mis amigos, terminar mis proyectos creativos que tanto me gustan (pero sin apuros), y respirar más profundamente disfrutando realmente todo lo que me ofrece este tiempo de mi vida . . . disfrutando mis momentos para recordar.

¡ADIÓS PILOTO AUTOMÁTICO!

¿Sienten que les ha pasado esto alguna vez? Espero sus comentarios abajo .

7 comments on “¡Adiós Piloto Automático!
  1. Excelente artículo. Aunque no creas nunca he usado el piloto automático en mis coches. No se como funciona. Pero me parece muy bien vivir cada día plenamente. En realidad el mañana no existe, solo tenemos hoy!

  2. Cuanta razón tienes, y después el tiempo simplemente se nos va, y no sabemos ni cómo ni cuando. Es mejor vivir el hoy, para no lamentarnos después por los momentos y las experiencias perdidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *