Visitando Tierras Mexicanas Parte I

Un paseo por MéxicoHace un mes tuvimos la oportunidad de visitar el Distrito Federal, San Miguel de Allende, Guanajuato y Querétaro en México con mi esposo y la verdad quedamos encantados y con muchas ganas de volver. Fueron seis días de paseos, comer delicioso y enamoramiento total de aquellas tierras que sin dudas tienen un encanto que no se puede describir con palabras.

A continuación los invito a un paseo virtual por algunas de las partes más destacadas del Distrito Federal y así puedan darse una idea de lo que los espera si después de mirar éstas fotos se animan a darse una vuelta por allá.

El Distrito Federal es una mega ciudad donde se mezcla lo antiguo con lo moderno logrando un equilibrio casi perfecto del ayer con lo moderno de hoy. Es una ciudad sin principio ni fin. Observar el D.F es como mirar el horizonte, no tiene fin, o al menos eso me pareció a mí. . . Comenzamos nuestro paseo en el famoso Zócalo, donde la Catedral Metropólitana reina en todo su esplendor. Su arquitectura es una mezcla de varios estilos, entre ellos se destacan el barroco, renacentista y gótico. Su variedad de estilos se da a que fué construida en diferentes etapas entre los años 1500-1700 si mal no recuerdo. Después de recorrer su interior por un buen rato tuvimos la oportunidad de recorren los tejados, si el techo de la catedral jeje. La verdad yo no esperaba mucho de los techos pero vaya sorpresa me llevé a aprender la historia de cada una de sus campanas y la arquitectura que no se ve desde abajo. Cada una de las campanas tiene un nombre y una historia muy interesante por ejemplo, si ustedes pensaban que ser campanero es un trabajo que cualquiera puede realizar se equivocan en grande ya que hacer sonar cada una de esas campanas (35 en total con un peso de hasta 7 toneladas algunas de ellas) es un arte más complicado de lo que parece. Ya para terminar con la catedral les cuento que una de las campanas estuvo sin sonar por más de 60 años, es decir estuvo en silencio pagando su culpa por haber empujado y matado un hombre al instante. Por esa razón la silenciaron por más de 60 años hasta que finalmente fué perdonada y liberada de su culpa.

Por razones ajenas a nosotros no pudimos visitar el templo mayor que se encuentra casi adyacente a la catedral, pero continuamos nuestra caminata hasta el palacio de Bellas Arte mientras observábamos la parte peatonal del centro viejo. En nuestra caminata encontramos una dulcería encantadora y por supuesto no pudimos negarnos entrar en ella y deleitarnos con sus exquisiteces. Los turrones les prometo que son los más deliciosos que he probado en toda mi vida, junto con los merengues que tanto me gustan y los higos con azúcar mejor ni les cuento ¡realmente deliciosos! Al lado de la dulcería hay un restaurante donde cenamos la noche anterior, se llama “Potzollcalli” y no sé si fue porque estábamos realmente hambrientos, pero nos encantó su variedad de pozoles.

Otro día casi entero lo dedicamos a las ruinas de “Tehotihuacán”, subiendo y bajando escaleras descubriendo la magia del ayer impregnada en cada templo y cada paso del lugar.

Por último no podíamos dejar de visitar “Xochimilco”, lo cual es un paseo casi obligado si llegan al D.F. Al haber sido lunes el lugar estaba muy calmo y apagado, pero aún así disfrutamos una vueltita en uno de los botes, descubriendo y aprendiendo de la cultura del lugar.

A continuación algunas fotos sin orden de la caminata en el centro Viejo que fué una de las cosas que más me gustó, tal vez porque me recordó bastante a la ciudad vieja de Montevideo con la gente caminando por las peatonales y simplemente disfrutando del momento como a la mayoría de los latinos nos gusta hacer. También visitamos el templo SUD que si bien no queda en el centro Viejo fué lo primero que hicimos antes de comenzar nuestra aventura. Espero que estas fotos de la primera parte de nuestro viaje por tierras mexicanas les guste tanto como a nosotros.

2 comments on “Visitando Tierras Mexicanas Parte I
    • Si Elba, la verdad me quedé con ganas de volver a Guanajuato ya que llegamos en la tardecita y mientras encontramos hotel se nos hizo de noche. Luego volvimos a cenar y a hacer una callejoneada y de ahí de regreso al hotel. Al otro día seguimos para León y ya no regresamos a Guanajuato, me emcantaría volver y recorrer un poco más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *