¿Viven con Culpas de Mamá?

 

Culpas de mamás

Si son madres, ya sea de uno o diez hijos estoy casi segura que en algún momento se han sentido culpables por algo.  Creo que todavía no he conocido a una madre que no se sienta con culpas ya sea por la manera que reaccionó ante cierta situación, o por la manera que hizo o no hizo tal o cual cosa.

En mi caso personal yo me sentí muy culpable por no haber podido amamantar a mis hijos por largo tiempo, el amamantar para mí no fue cosa fácil. Sufrí mucho al no poder cumplir con esa tarea como yo lo había planeado en mi mente. Esta situación se repitió con mis cuatro hijos, y aunque con cada uno hice mi mejor esfuerzo al final siempre me sentí fracasada en esa área. El tiempo ha pasado y eso es cosa del recuerdo pero en su momento si me afectó mucho.

Las culpas pueden ser miles, algunas se sienten culpables por tener que dejar a los bebés en guarderías al tener que regresar a trabajar, a otras las mata la culpa por haberles gritado demasiado o no haberles tenido más paciencia, otras por dejarlos demasiadas horas frente a la televisión, o haberlos dejado comer demasiada comida chatarra o por no haber jugado más tiempo con ellos etc. La lista de “culposidad” puede ser larga. Pero tranquilas si se han sentido culpables en algún momento de la crianza de sus hijos, “son normales”, todas hemos pasado por esos momentos se los aseguro.

Creo que el problema principal del sentirnos culpables es que la mayoría de las mamás queremos ser “la mamá perfecta”  y nos castigamos mucho al darnos cuenta de que a pesar de todos nuestros esfuerzos nunca alcanzamos el grado de perfección que pretendíamos alcanzar, porque simplemente es imposible. Si a esto le sumamos la presión externa al que todas las mamás estamos expuestas como por ejemplo la manera en que somos juzgadas por la sociedad por la manera en que parimos, o la manera que criamos a nuestros pequeños, si amamantamos o si dimos fórmula, si usamos pañales descartables o de tela, la presión puede ser realmente agobiante.

Sentir un poquito de culpa es totalmente normal, lo que no es normal es vivir culpándonos todo el tiempo porque la culpa es un sentimiento complejo si lo dejamos quedarse a vivir con nosotros y realmente puede hacer estragos ya que lleva a otros sentimientos como la tristeza y hasta la depresión. Yo no soy experta en este tema pero con cuatro hijos todavía chicos he aprendido una que otra cosita.

En conclusión:

Aceptemos lo que no podemos cambiar, por ejemplo ayer le grité mucho a mis hijos y eso ya no lo puedo cambiar, no puedo retroceder el tiempo pero puedo ser mejor mañana. Puedo aprender a controlar mi carácter y ya no dejar que la ira me lleve a los gritos y repetírmelo una y otra vez y practicarlo. Cuando me vienen las ganas de gritar hago una pausa y me pregunto si es necesario el grito (todo esto pasa en cuestión de segundos para mi) entonces me calmo y voy mejorando en esa área y ya no sentiré tanta culpa por esa acción después.

Por último y creo que es lo más difícil de todos, perdonarnos . Al principio les mencionaba que me afectó mucho cuando a pesar de todos mis esfuerzos nunca pude amamantar a mis hijos como me hubiera gustado, ese sentimiento de culpa me persiguió por largo tiempo y realmente me afectó y me sentía horrible cada vez que preparaba una mamadera de fórmula. Pero llegó un día en que dije “basta” y dejé de “darme palo” como decimos en mi país, no era mala madre porque mi cuerpo no respondía como yo quería. Hice mi mejor esfuerzo, lo intenté y ya era hora de dejar ir esa culpa que me mataba por dentro, me perdoné y acepte mi situación ( mis hijos han sido muy sanos hasta ahora, toco madera).

Siempre digo que la maternidad es como andar en una montaña rusa, con muchas subidas y bajadas, no dejemos que la culpa por lo que no hicimos o lo que no hicimos tan bien arruine esta experiencia maravillosa. Vivir llenas de culpas no es saludable ni para nosotras ni para nuestros hijos, recuerden que somos el espejo en el que ellos se reflejan, soltemos las culpas exageradas y disfrutemos un poquito más. . .

¿Sienten que viven con culpas de mamá exageradas? Espero sus comentarios abajo, gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *